La tecnología y la robótica forman, cada vez más, parte de nuestra vida cotidiana. Todos interactuamos, casi sin darnos cuenta, con aparatos a los que damos instrucciones y que simplifican nuestros quehaceres diarios. En infantil, apostamos por ayudar a nuestros alumnos a familiarizarse con el lenguaje de la programación de una forma lúdica e interactiva.

La introducción básica al lenguaje de programación en la etapa de Infantil estimula a los alumnos en el desarrollo de distintos procesos mentales y habilidades, además de darles a conocer el uso de un nuevo lenguaje, fruto de la observación de las acciones que el robot realiza a partir de una secuencia de órdenes dadas. Al programar, se adquiere y desarrolla una nueva manera de expresarse y comunicarse. Guiados por la profe, los niños reflexionan, anticipan, ensayan y comprueban para luego repensar sobre sus observaciones. 

La robótica contribuye a:

  • mejorar la capacidad de atención y concentración (los alumnos establecen una secuencia correcta para que el robot funcione);
  • estimula la capacidad de organización y comprensión (la programación requiere un orden lógico para que el robot comprenda bien las órdenes, debiendo interpretar los niños los datos en caso de error para solventarlos);
  • mejora la capacidad de lógica y cálculo (la enseñanza de la programación a edades tempranas se traduce en mejoras en la capacidad lógica y de cálculo);
  • potencia la autonomía y el interés por la experimentación y el aprendizaje (la programación posibilita la resolución de problemas a través de diferentes vías promoviendo la experimentación y la creatividad);
  • y se despierta el interés por la ciencia y la tecnología.

En Septiembre, esperamos la ansiada llegada de nuestro amigo Next, nuestro robot de clase. A cada persona que aparecía por la clase, le preguntábamos, fuese quien fuese, si nos traía a Next… Inicialmente aprendimos la canción de Next. Luego estudiamos los comandos: adelante – atrás – giro a la derecha – giro a la izquierda – play - pausa – borrar. Luego empezamos a jugar utilizando los tapetes relacionados con distintos contenidos curriculares: plano de una casa, señales de tráfico, alimentos de origen animal…
Además, utilizamos una aplicación en la pizarra digital “NextApp” con distintos niveles de complejidad, y que nos va dando puntos según vayamos consiguiendo objetos.

Next ya forma parte de nuestra clase. ¿Queréis que os presentemos a nuestro colorido amigo y os enseñemos su canción? Allá va… “Mi nombre es Next, tú ya lo ves, soy un robot con mucho corazón. Contigo voy, voy a soñar, contigo voy a explorar. Te mostraré como volar…”

Destacado: