Nuestro segundo día comenzó al despertarnos a las 7:00 en el albergue, el cual compartíamos con otros colegios y peregrinos de distintas partes del mundo. Tras desayunar y recoger todo comenzamos la marcha a las 9:00. Durante el trayecto, aunque en algunos momentos el tiempo no acompañó, nos reímos y compartimos buenos momentos con los compañeros, aunque en los últimos kilómetros también hubo llanto a las cuatro de la tarde llegamos al bonito albergue del hermoso pueblo Palas de Rey. Mas tarde fuimos a cenar a un acogedor restaurante a las 11 de la noche nos dirigimos cada uno a su habitación para dormir.
En este trayecto nos hemos dado cuenta de que aunque nos haya costado vale la pena, pues será una experiencia inolvidable.

Destacado: