“La sencillez es nuestro lenguaje”

Apostar por la sencillez como modo de ser y de relacionarnos con los demás, mostrándonos como somos, sin liarnos en falsas imágenes y hablando un lenguaje cercano y transparente que nos acerque a los demás haciéndonos más hermanos y más franciscanos.

 

Durante este curso queremos:

  • Distinguir y valorar lo que es la sencillez, como valor franciscano y de nuestra Propuesta Educativa. Vinculada a reconocer la propia verdad, ser naturales y humildes, obrar sin artificio ni pretensiones de estar por encima de los demás. Este estilo de ser y de vivir nos ayuda a crecer y a valorar lo que realmente somos y son los demás.
  • Apostar por ser sencillos/as en nuestra vida, nuestras decisiones y prioridades, convencidos de que nos hace más valiosos. Expresarnos con sinceridad y transparencia, diciendo lo que pensamos y sentimos. Acoger y respetar a los demás como son, sin juzgarlos ni desvalorizarlos.
  • Relacionarnos con los demás con actitudes de cercanía, respeto, amistad y colaboración. Valorando a cada persona, hablando con sinceridad, sin necesidad de destacar o situarnos por encima de los otros, porque todos somos personas valiosas. Cuidar en nosotros este estilo de relaciones y buscar los modos concretos para ayudar a nuestros alumnos a crecer en ellas.