Los oratorios de niños es un Proyecto que trata de ser una experiencia donde el niño vaya, poco a poco aprendiendo la necesidad del silencio interior como actitud fundamental para encontrarse con ellos mismos y con Dios. Una experiencia que incide en lo más profundo del ser humano. No se trata de enseñarles a rezar sino de rezar desde el primer día.

Los oratorios de niños se realizan un día a la semana con una duración de treinta minutos; se comienza con los alumnos de 5 años (3º EI) y progresivamente se va extendiendo hasta 6º de EP. La clase se divide en dos grupos, para que el grupo sea pequeño.

Los “Oratorio de niños”; no es una idea nuestra pues los oratorios llevan funcionando unos quince años en diversos centros educativos religiosos de nuestro país, por lo tanto, es una experiencia contrastada por el tiempo y la calidad del proceso.

Los “Oratorios de niños” pretenden llenar el vacío espiritual que existe en nuestra sociedad. Entendemos por espiritualidad la dimensión de todo ser humano que lo capacita para abrirse a uno mismo, a los otros y a Dios. Para lograrlo trabajamos valores como la escucha, el silencio, el diálogo, la interioridad, el respeto o la contemplación. De todo lo anterior se hace mención, de una u otra manera, en el ideario de nuestro centro que todos conocéis.

Los objetivos de los oratorios con niños son:
  1. Iniciar a los alumnos en la experiencia de la oración.
  2. Encontrarse con la Palabra de Dios para desde ella ir analizando y transformando nuestras vidas.

COMPETENCIAS
  1. Competencia en comunicación lingüística.
    • Expresar pensamientos, emociones, vivencias y opiniones.
  2. Competencia espiritual.
    • Experimentar las prácticas de meditación, reflexión profunda y oración.
    • Ser capaz de crear un ambiente fraterno que favorezca el testimonio y la acción evangelizadora.