Después de muchos cursos conociendo rutas y sendas populares de nuestro entorno, llegó el momento de conocer una de las más significativas de la zona del Valle del Tietar, la subida a la Calzada Romana nos esperó durante una mañana gélida que nos deparó además de unas vistas maravillosas, la bajada de ganado que realiza la trashumancia a estas alturas del año, sin duda una bonita experiencia.
Por lo demás, esfuerzo físico, buen clima y ambiente distendido entre los alumnos de los cuatro cursos de la ESO y a la llegada de nuevo a Cuevas del Valle, desde donde partimos, satisfacción personal por lo conseguido.

Destacado: