Con la imposición de la ceniza comenzamos un periodo de conversión donde nos damos cuenta de nuestra pequeñez. Con la mirada puesta en el horizonte de la Pascua, iniciamos el camino de la Cuaresma con una sonrisa contagiosa.

Destacado: